Cambio climático

Uno de los mayores problemas que amenazan el medioambiente es, sin duda, el cambio climático. Una amenaza que pone en peligro el mundo tal y como lo conocemos. Por ello, es necesario que todas las personas, organizaciones y territorios que conviven en la Tierra trabajen de forma coordinada para intentar reducir las consecuencias de este fatídico fenómeno.

¿En qué consiste el cambio climático?

El concepto de cambio climático hace referencia a las variaciones que se están produciendo en el clima de nuestro planeta como la temperatura, las precipitaciones, el viente, y otros factores que están cambiando de forma significativa durante las últimas décadas. Estos cambios están alterando los patrones meteorólogicos de las distintas zonas del planeta del planeta, lo que provoca que se produzcan alteraciones de las condiciones óptimas para el desarrollo de los diferentes ecosistemas. Por ejemplo, la climatología de los polos o la selva ya no es la misma que hace 100 años, lo que dificulta el mantenimiento de las especies que allí viven.

Son muchas las causas que están provocando el cambio climático en la Tierra. Por un lado, existe una serie de causas naturales que provocan una evolución inevitable del clima, como la radiación solar o el movimiento de las placas tectónicas. Sin embargo, estos cambios se están acelerando de forma significativa en los últimos años por causas que tienen que ver directa o indirectamente con el ser humano. Las emisiones de gases y la contaminación producida por la actividad humana son los principales agravantes de este fenómeno. Todo ello, altera la composición de la atmósfera terrestre, lo que se traduce en variaciones del clima que tenemos.



Actualmente, ya se están viendo de forma clara las graves consecuencias del cambio climático. Algunas especies serán incapaces de sobrevivir en las nuevas condiciones climáticas que tendremos y se producirán fenómenos meteorológicos extremos que causarán grandes daños a nuestro planeta. Además, debemos tener en cuenta que es un problema que afecta a todas las regiones del planeta y que, las consecuencias directas en un territorio, pueden tener efectos severos en otras partes del planeta. Por ejemplo, el deshielo de los polos puede provocar un aumento del nivel del mar que provocarán la desaparición de muchos territorios engullidos por el mar.

Por todo esto, es necesario que se establezcan actuaciones para frenar el cambio climático de forma urgente. Este cambio climático amena a la sociedad, la economía y la salud de las personas, por lo todo el mundo debe trabajar para cambiar hacia un modelo que reduzca el impacto ambiental de la actividad humana.