Energía sostenible

¿Qué ventajas y riesgos posee la energía nuclear?

Por  | 

Las centrales nucleares son la principal fuente de creación y obtención de energía. No obstante, es una de las energías que más controversias provoca (2010). Todos conocemos las desventajas que supone una central nuclear, pero poco sabemos sobre las ventajas que tiene. Este desconcierto se debe principalmente a ejemplos históricos de desastres medioambientales causados por el ser humano, como fue la catástrofe nuclear de Chernóbil (1986) o la de Fukushima (2011). Mediante este artículo, pondremos de manifiesto las ventajas y riesgos que posee la energía nuclear.

Ventajas de la energía nuclear

Indudablemente, la energía nuclear es crucial para cualquier ciudad. De hecho, su clave es que es capaz de producir mucha con un un gasto relativamente inferior a otras formas de generación de energía. Por no decir que su transporte es más sencillo (2010).

  •  Se genera una gran cantidad de energía con tan solo una central nuclear. Una de las ventajas más esclarecedoras. Hoy en día, es el recurso más rápido de abastecimiento de las necesidades energéticas de la población.
  • No contamina durante su generación. El humo blanquecino que vemos salir de las chimeneas no es más que vapor de agua. Este vapor de agua se utiliza en el proceso de fisión del núcleo, mediante el cual se obtiene la energía. Por tanto, no se expulsan gases de tipo CO2 o NO2.
  • Su uso reduce la dependencia para con los combustibles fósiles. Los combustibles fósiles, como el carbón o el petróleo, generan gases de efecto invernadero. Por tanto, un mayor uso de la energía nuclear mejoraría los niveles de contaminación fósil de las ciudades.
  • Su producción es continua. Una central nuclear funciona a pleno rendimiento prácticamente todo el tiempo. Se estima que rinde un 90 % del total de horas del año. ¿Por qué? Porque no depende de fenómenos naturales, como la energía eólica o solar.
  •  Su producción es barata. La inversión en el coste de producción al final revierte positivamente en un ahorro en la energía producida. El coste del combustible nuclear supone un 20 % del total de energía generada. Aunque la creación de una planta nuclear es costosa, a largo plazo resulta económico.
  • Es casi inagotable. Algunos expertos en la materia consideran que es un tipo de energía renovable. Las reservas de uranio se pueden reutilizar para seguir produciendo electricidad durante miles de años.

Riesgos de la energía nuclear

Sin embargo, también tiene algunas desventajas que cuestionan su utilidad.

  • Difícil gestión de los residuos. Los residuos generados por las centrales nucleares son muy peligrosos. Son residuos radiactivos y son muy dañinos tanto para el planeta como para el ser humano. Tardan miles de años en descomponerse. La gestión de estos residuos es tan delicada que ni siquiera hoy sabemos cómo manejarlos.
  • Accidentes catastróficos. Los accidentes no son frecuentes, puesto que hay mucha protección. Sin embargo, un accidente nuclear puede provocar una verdadera catástrofe. Para más inri, la contaminación producida es enorme, por lo que la zona afectada queda inhabitable.
  • Objetivo frágil y fácil. En caso de que se quiera atentar rápido contra una población, es la manera más fácil. Un ínfimo ataque puede hacer desaparecer a una ciudad entera en un momento.
  • Creación de armas nucleares. A partir de esta tecnología se pueden crear armas de guerra devastadoras. El hecho de que solo se hayan utilizado una única vez en la historia de la humanidad es un claro ejemplo de su nocividad.
  • Dependencia del uranio. Como hemos indicado anteriormente, el uso de la energía nuclear reduce el uso de los combustibles fósiles. No obstante, nos volvemos dependientes del uranio. Cada vez se utiliza más en todo el mundo. El problema radica en que en algún momento las reservas serán escasas e implicará una subida en los precios.

Finalmente, parece que no son tantos los riesgos en comparación con las ventajas. Sin embargo, la peligrosidad de estas centrales es altísima. Es así, que solo un simple fallo puede acarrear una catástrofe humanitaria.

 



Fuentes consultadas:

García-Carmona, A. y Criado, A. M. (2010). La competencia social y ciudadana desde la educación científica: una experiencia en torno al debate de la energía nuclear. Investigación en la Escuela, 71, pp. 25-38.
Jacobson, M. y Delucchi, M. A. (2010). Energía Sostenible: Objetivo 203o, Investigación y Ciencia, No. 400, pp. 20-27.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *