Jardinería

¿Qué es la xerojardinería?

Por  | 

¿Te gustaría  diseñar un jardín en casa pero deseas que este espacio verde sea sostenible y respetuoso con el medioambiente y que te exija, además, el mínimo trabajo? Descubre qué es la xerojardinería, a continuación.

Características de la xerojardinería

Tener un jardín en casa y cuidar todas las plantas es una labor que apasiona a muchos. Sin embargo, no siempre es fácil conseguir que este jardín sea sostenible y respetuoso con los ecosistemas naturales.

La xerojardinería es la técnica que trata de dar solución a este problema, ya que propone la planificación y el diseño de jardines bajo el criterio de realizar un uso racional del agua, para conseguir que el jardín sea así más sostenible.

Por ello, en este tipo de jardines planificados con la técnica de la xerojardinería no suelen predominar las grandes extensiones de césped, ni tampoco se suelen plantar aquellas especies exóticas que requieren muchos cuidados o mucha agua para su crecimiento.

En definitiva, la xerojardinería es una forma de tener un jardín repleto de plantas autóctonas en el que también predominan los colores y los contrastes a través de diferentes elementos decorativos que no precisan de un uso irracional del agua.

Ver más: Consejos para ahorrar agua al regar las plantas

Las mejores plantas para xerojardinería

Por ello, en un jardín de xerojardinería siempre se debe optar por plantar especies autóctonas ya que estas plantas se adaptan mejor al clima de la zona. Además, la xerojardinería plantea el uso de plantas con pocas necesidades hídricas como son, por ejemplo, las palmeras o los cactus que, además, son plantas que requieren muy pocos cuidados de jardinería.

Pero en el jardín diseñado bajo los criterios de la xerojardinería no se trata sólo de plantar cactus o plantas del desierto, pues existen otras muchas variedades de plantas como las acacias, las yucas, las hiedras o las pasionarias cuyas necesidades hídricas son también muy inferiores a las de otras plantas.

Diseños  de jardines en xerojardinería

En el diseño que propone la xerojardinería toman especial relevancia algunos elementos decorativos y unos tipos de suelo y pavimentos muy específicos, ya que estos sustituyen a las grandes plantaciones de césped o grama, que requieren de abundantes cantidades de agua para su mantenimiento.



Los cantos rodados, por ejemplo, son el material perfecto para delimitar zonas dentro de un jardín planificado con la técnica de xerojardinería. Además, este tipo de piedra es muy práctica porque es capaz de retener la humedad en el suelo.

Otro elemento muy utilizado en el diseño de jardines en xerojardinería son también las cortezas de pino, que son un material ideal para preservar la humedad del terreno y que también contribuyen a conservar las diferentes especies de plantas que cultivamos.

La arena de albero es otro elemento decorativo muy práctico en el diseño de un jardín en xerojardinería, ya que a través de su llamativo color, esta tierra consigue que resalten a las vista las plantas que cultivamos.

Asimismo, las gravas decorativas son también un elemento de diseño válido en un jardín de xerojardinería pues nos permiten crear hermosos diseños sobre el suelo a la vez que preservan la humedad de la tierra.

En definitiva, un xerojardín es un jardín sostenible que precisa de pocos cuidados por tu parte. Sin embargo, para conseguir un xerojardín es necesario planificar un diseño inteligente, que tenga en cuenta el microclima de tu región así como las condiciones de orientación, la topografía, la vegetación existente en la zona, y también los vientos que predominan en el espacio en el que has proyectado tu nuevo jardín.

Un diseño adecuado te permitirá, entre otras muchas cosas, reducir los trabajos de siega y de poda, y también utilizar hasta un 80% menos de tratamientos fitosanitarios para tus plantas que en un jardín convencional.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *