Energía sostenible

¿Qué es la energía hidráulica?

Por  | 

Basta un rápido repaso por los informes que publican los organismos internacionales especializados para comprobar la necesidad de afrontar una clara apuesta por las energías renovables. El caso de la hidroenergía es algo peculiar porque genera cierta controversia, reparos entre los defensores del medioambiente. Parece que aclarar qué es la energía hidráulica se hace imprescindible para entender sus matices.

La también denominada energía hídrica no es más que el aprovechamiento de la energía cinética (del movimiento) y potencial (por su posición) del agua, en las distintas formas que se presenta en la naturaleza: corrientes, saltos o mareas. Curiosamente, se trata de una de las energías utilizadas por el ser humano desde sus orígenes, aunque mucho se ha avanzado desde aquellos molinos de agua a los sofisticados sistemas actuales, mediante los que se genera cerca del 20% de la energía primaria mundial y el 15% en el caso de España.

¿Cómo funciona la energía hidráulica?

Como ya hemos señalado, la idea básica  es sencilla, utilizar el movimiento del agua como productor de energía. Ningún reparo pues al aprovechamiento de recursos naturales e inagotables como los citados saltos de agua, corrientes o mareas, que se pueden considerar una energía verde.

El problema viene cuando se realizan enormes construcciones artificiales para retener el agua, las conocidas presas y embalses de las centrales hidroeléctricas. A parte de necesitar grandes inversiones de dinero y tiempo para ser productivas, este tipo de explotaciones tienen un considerable impacto en el medioambiente, ya que inundan espacios originariamente ocupados por la naturaleza.



Ver más: Ventajas e inconvenientes de la energía hidráulica

Su funcionamiento es muy sencillo, se necesita una masa grande de agua, canales por los que fluya, una turbina y un generador de electricidad. Difiere en función del tipo de central hidráulica que se trate:

  • Centrales de pie de presa. Se almacena agua del cauce de un río que se libera cuando se tiene que producir electricidad. Se aprovecha la fuerza de la caída sobre una turbina que gira a velocidad constante pero con más fuerza dependiendo del caudal. Esta energía se transforma en electricidad en los generadores de la sala de máquinas.
  • Centrales fluyentes. Estas aprovecha el desnivel natural del río. Tienen un pequeño remanso por el que desvían por un canal el agua hacia la central.
  • Centrales de bombeo. Utilizan energía, durante los picos de bajo consumo, para elevar el agua a un embalse superior y liberarla cuando aumenta la demanda energética.

Pero, hay otras formas de energía hidráulica que merece la pena destacar:

  • Corrientes marinas. Se usan rotores para aprovechar las corrientes oceánicas.
  • Energía osmótica. Se aprovecha la llamada ósmosis de presión retardada que se produce al mezclarse a través de una membrana agua de mar, con gran concentración de sales, y la de ríos, baja en sal. La diferencia de presión de estas dos zonas se utiliza en una turbina.
  • Energía térmica del mar (maremotérmica). La diferencia de temperatura entre las aguas profundas y superficiales de los mares sirve para mover un dispositivo térmico que genera electricidad.

¿Para qué se utiliza la energía hidráulica?

En sus formas iniciales, los molinos de agua utilizaban la energía cinética para distintas tareas, básicamente para mover dos grandes piedras circulares (muelas) y aplastar el grano. Ahora, los usos de la energía hidráulica se concentran con su capacidad para generar electricidad.

Sin embargo, hay algunas sorprendentes aplicaciones, que señalan hacia el futuro más ecológico de la hidroenergía transformada en microturbinas (potencias de menos de 100kW) para suministrar electricidad a pequeñas aldeas o picoturbinas (menos de 5.000W) para la recarga de dispositivos móviles, como ya ocurre en la Rambla Nova de Tarragona.

En definitiva, la energía hidráulica debería conducirnos a su potencialidad como fuente renovable, recordándonos que nos acompaña desde nuestros orígenes.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *