Contaminación

¿Cuáles son las causas de la destrucción de la capa de ozono?

Por  | 

Si la capa de ozono es un elementos indispensable para la vida humana, permitiendo el paso de la radiación solar UV-A pero filtrando la dañina radiación ultravioleta UV-B, ¿por qué hemos causado un enorme agujero? Hace décadas que la situación de la capa de ozono es alarmante, los efectos de su destrucción pueden ser devastadores tanto para la Humanidad en general como para el resto de formas de vida en el planeta, pero para saber cómo hemos llegado hasta aquí hay que conocer a los culpables de la destrucción de la capa de ozono.

¿Cómo se forma el agujero de la capa de ozono?

Como es habitual, el propio ser humano es el responsable de la destrucción de la capa de ozono. Los avances y el desarrollo de la Humanidad trajeron consigo un aumento de la contaminación y de los agentes dañinos para el ozono, una molécula que necesita unas condiciones de temperatura y presión atmosférica muy específicas para existir. Pero más allá de la acción humana, en un segundo plano aparece la destrucción de la capa de ozono por causas naturales, aunque por esas mismas causas se regenera al menos parcialmente.

Si nos fijamos en la actividad humana, hay que hablar de los clorofluorocarbonados (CFC), unos compuestos creados por el ser humano presentes en muchos químicos que eran muy populares al no ser tóxicos. Además, aparentemente eran amigables con el medioambiente, pero finalmente se descubrió que se elevan a la estratosfera, donde la radiación solar rompe el CFC en cloro y bromo, dos elementos que aceleran la destrucción de la capa de ozono. Además, su destrucción no es inmediata sino que tardan en llegar a la atmósfera de forma que este daño es difícil de parar.



Durante años, estos compuestos, que se utilizan como propulsor de aerosoles, disolventes en la limpieza, refrigerantes o para fabricar espumas, escaparon a cualquier tipo de regulación, lo que no hizo sino agravar el problema. Actualmente están muy regulados. Más allá de los CFC hay que hablar de otros productos, como los halones de los extintores o el bromuro de metilio de los pesticidas agrícolas, que también han contribuido a la destrucción de la capa de ozono.

No podemos culpar a la propia naturaleza del deterioro de la capa de ozono, pero es innegable que hay causas naturales que influyen en ello. A medida que bajan las temperaturas aumenta el nivel de cloro y bromo, dos elementos que como hemos dicho aceleran la destrucción del ozono. Pues bien, en la Antártida, donde la capa de ozono es más fina, es donde tiene su origen el agujero de la capa de ozono y las gélidas temperaturas de este punto del planeta no ayudan a paliar sus efectos.

El calentamiento global y la destrucción de la capa de ozono

La relación entre el calentamiento global y el agujero de ozono es cuanto menos contradictoria. Las evidencias de que el calentamiento global es perjudicial para el planeta son más que claras, y durante años se ha considerado un culpable más del deterioro de la capa de ozono. Sin embargo, la subida de la temperatura en la superficie terrestre ha ido acompañado de una bajada en la estratosfera, la capa atmosférica que concentra un 90% de las reservas de ozono, lo que ha permitido cierta regeneración.

Aún así, hay que dejar claro que la lenta restauración de la capa de ozono se debe también a medidas como la prohibición de los CFC, cuya presencia se espera que acabe en 2030. Los últimos datos revelan que el agujero en la Antártida se está cerrando, pero en las zonas más habitadas, donde se emiten principalmente los gases culpables del calentamiento global, el deterioro es cada vez mayor.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *