Contaminación

¿Qué funciones posee la capa de ozono en nuestro planeta?

Por  | 

Muchas veces hemos oído hablar de la destrucción de la capa de ozono y de los terribles efectos que tendría su desaparición. De hecho, alguno de los efectos de su pérdida ya se dejan sentir en nuestro día a día, aunque al ser una destrucción progresiva quizá no le prestamos toda la atención que deberíamos. Para tomar una mayor consciencia sobre la importancia de protegerla siempre es interesante repasar las funciones de la capa de ozono. Conociendo su papel, es más fácil motivarnos para cuidarla todavía más.

¿Para qué sirve la capa de ozono?

Antes de hablar de sus funciones, hay que destacar qué es la capa de ozono. Se trata de una franja situada en la estratosfera, la capa de la atmósfera situada a entre 15 y 60 kilómetros de altitud; y en ella se almacena el 90% del ozono que hay en la Tierra -el otro 10% está en la troposfera, la capa inferior-. El ozono es una molécula compuesta por tres átomos de oxígeno que solo se dan bajo una temperatura y una presión atmosférica muy precisas, que son las que se dan en la estratosfera, de ahí que hablemos de capa de ozono.

Debido a sus características y su composición, la función principal de la capa de ozono es hacer de barrera frente a la radiación solar, permitiendo que pase la luz ultravioleta. Se trata de una doble función, ya que protege la Tierra de la peligrosa radiación solar. Si no existiese la capa de ozono, la acción de la radiación solar impediría la vida humana en nuestro planeta, y habría que ver si alguna especie sería capaz de sobrevivir en estas condiciones de radiación, al menos en la superficie de la Tierra.



Pero también es cierto que si no existiese esa radiación solar no se darían las condiciones óptimas para que se desarrollase la vida en nuestro planeta. Por eso, la capa de ozono permite pasar la radiación ultravioleta a, imprescindible para la vida en la Tierra. Eso sí, esta radiación UV-A solo supone aproximadamente un 3% de la radiación solar que llega hasta la atmósfera. El otro 97% corresponde a rayos ultravioletas B o UV-B, los dañinos retenidos por la capa de ozono.

En 1994 la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró el 16 de septiembre Día Internacional de la Preservación de la Capa de Ozono, una jornada destinada a recordar la importancia de esta parte de la atmósfera en nuestra vida. La fecha coincide con el día en que se aprobó el Protocolo de Montreal en el año 1987, un documento relacionado con las sustancias que agotan la capa de ozono. Cada año por esa fecha se llevan a cabo diferentes iniciativas y actividades destinadas a llamar la atención sobre su conservación y destacar su función protectora de la vida.

Los peligros para la capa de ozono

A pesar de tener una función tan importante, la capa de ozono se ha visto seriamente afectada por el avance tecnológico y productivo de la Humanidad. Muchos productos cuentan con una composición dañina para la capa de ozono, empezando por los clorofluorocarbonos, que se utilizan como propulsor de aerosoles, disolventes de limpieza, refrigerantes o en la fabricación de espumas. Los halones de los extintores o el bromuro de metilio de los pesticidas agrícolas también contribuyen a su destrucción.

Se trata de productos que han escapado a cualquier tipo de regulación durante años, lo que ha llevado a una destrucción paulatina de la capa de ozono, que cada vez es más delgado. Tanto la ONU como la comunidad científica indican que está en serio peligro, y entre las consecuencias de su destrucción están el aumento de casos de melanomas, cáncer de piel o cataratas oculares, la supresión del sistema inmunitario -humano y animal- o la destrucción de cultivos.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *