Agricultura

Cómo hacer un invernadero casero paso a paso

Por  | 

Cada vez son más las personas interesadas en la agricultura ecológica que deciden tener un huerto urbano o doméstico para disfrutar de unas frutas y verduras sabrosas y cultivadas en casa. Sin embargo, las condiciones atmosféricas no siempre son las mejores para cultivar todo tipo de vegetales, así que tenemos que buscar soluciones de lo más imaginativas. Una de ellas es construir un invernadero en casa, una ayuda muy útil para tu huerto. Además, puedes tener un invernadero casero barato fácilmente siguiendo las instrucciones que te proponemos.

Qué necesitas para construir tu invernadero

En primer lugar, tenemos que hacer acopio de materiales. Como esta no es una decisión que vayas a tomar de un día para otro, sino que hay que pensarla bien y decidir dónde instalar el invernadero, lo mejor que puedes hacer es ir almacenando materiales que gracias al reciclaje utilizaremos para la construcción. Lo único que necesitarás son palés, cañas de bambú, clavos, ladrillos y plástico de invernadero, materiales muy fáciles de conseguir tanto de cultivos anteriores como en ferreterías, cooperativas o tiendas de productos agrícolas.

Cómo construir tu propio invernadero

Para empezar, limpiamos bien la zona de huerto urbano donde ubicaremos nuestro invernadero y cavamos una zanja de unos 40 cm. de profundidad en el perímetro donde introduciremos los palés. La zanja debería aguantar el peso de los palés, que estarán unidos entre sí mediante tablas de madera. En esta fase se pueden colocar varas de madera cada cierta distancia para reforzar la estructura. De esta forma, si nos apoyamos, golpeamos el palé o hace mucho viento nos aseguramos de que el invernadero no cederá.

Aprovechando esta fase, colocamos una viga de madera que vaya del fondo del invernadero a uno de los laterales de la puerta. Será la viga maestra de nuestro proyecto, ya que servirá de soporte a las cañas de bambú que irán de un lateral a otro. Para dar más estabilidad a la viga maestra del fondo, podemos hacer una pared de madera utilizando los palés que nos hayan sobrado. De esta forma, la estructura será todavía más resistente. También para el marco de la puerta deberías utilizar listones de los palés.



A continuación, podemos empezar a colocar las cañas para completar la estructura del invernadero. Como hemos dicho, pasaremos las cañas de lado a lado, atándolas  -curvadas- a la viga superior. Para obtener una altura uniforme podemos utilizar otras cañas que pondremos en horizontal. Asegúrate de que cualquier elemento punzante, como la punta del alambre de atar las cañas o los clavos de los palés, apunten hacia el interior del invernadero ya que si lo hacen hacia fuera pueden dañar el plástico.

Puedes hacer tú mismo la puerta o apostar por el reciclaje y darle una segunda vida a una puerta vieja que tengas adaptada al marco que tenemos. Para facilitar la ventilación, podemos instalar una mosquitera en algún lateral que permita el paso del aire, indispensable para el crecimiento de las plantas y hortalizas que puedes plantar en tu invernadero. Para instalar el plástico hay que cavar una pequeña zanja de unos 30 o 35 cm. Ahora solo hay que pasar el plástico por encima del invernadero y a continuación lo tensaremos pisándolo, con la ayuda de ladrillos y echando la tierra que hemos retirado sobre la zanja.

Ya casi está. En la parte frontal podemos añadir unos listones de madera para proteger el invernadero del viento cuando sople con fuerza. No olvides cortar el plástico de la puerta -solo el de esa parte-, una puerta en la que también podemos poner una mosquitera para facilitar la ventilación del invernadero. Ahora solo nos falta empezar a plantar para tener nuestro cultivo en un invernadero casero muy funcional, que podemos hacer con un presupuesto muy bajo y que tendrá una vida útil de al menos tres o cuatro años, lo que nos durará el plástico.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *