Contaminación

¿Qué es la contaminación acústica?

Por  | 

En nuestro planeta existen muchos tipos de contaminación. El entorno en general está contaminado pero, sobre todo, en las grandes ciudades hay otros elementos contaminantes que perturban nuestro día a día. Por ejemplo, la acústica puede estar contaminada si abundan los ruidos en nuestra zona en la que vivimos.

En este artículo de Ecotrendies queremos descubrirte qué es la contaminación acústica para que conozcas mejor este tipo de contaminación. Además, te descubriremos tanto las causas y las consecuencias de este fenómeno para que entiendas por qué es importante evitar esta situación.

Causas de la contaminación acústica

Cuando hablamos de contaminación acústica estamos haciendo referencia a una contaminación de tipo sonoro. Esto ocurre cuando en nuestro entorno existen demasiados ruidos que perturban la tranquilidad de la zona y, con el exceso, puede llegar incluso a afectar a la calidad de vida de las personas que viven en estos entornos.



Por tanto, la contaminación acústica ocurre cuando hay un exceso de ruido (molesto y excesivo) que está producido a causa de la vida humana: el sonido del tráfico, bares musicales, aviones, fábricas, etcétera. Este tipo de ruido puede terminar afectando de manera nociva a nuestra salud y la de los seres vivos que viven en la Tierra.

Hay algunas causas de la contaminación acústica que merece la pena conocer. Aquí te descubrimos las más habituales:

  • Industria: debido al auge de las actividades industriales cada vez existe una mayor contaminación acústica en las ciudades. Muchas fábricas, para llevar a cabo su labor, utilizan métodos o maquinaria que pueden producir un gran ruido que altere el entorno.
  • Coches y vehículos: otro de los factores que más producen contaminación acústica es el uso de vehículos a motor. Esto se enfatiza sobre todo en terrenos urbanos ya que es donde más circulan coches y motocicletas.
  • Construcción: en el terreno de la construcción también se genera una gran cantidad de contaminación sonora debido al uso de maquinaria y procesos que generan un nivel alto de ruido. Además, también se genera ruido relacionado con el transporte de materiales y el uso de vehículos.
  • Vida en sociedad: y, por supuesto, nuestra manera de vivir en la sociedad también puede generar ruido muy molesto. Por ejemplo, vivir en una zona de ocio nocturno donde abunden bares y discotecas puede producir una gran contaminación acústica debido a la música pero, también, al ruido de las personas hablando, riendo, etcétera.

Consecuencias de la contaminación acústica

Ahora que ya hemos conocido todas las causas, vamos a fijarnos en las consecuencias de la contaminación acústica. Porque este tipo de contaminación produce un gran malestar en el entorno que nos rodea, y perturba enormemente la calidad de vida de las personas que se encuentran viviendo en estas zonas.

Aquí tienes una lista completa de los efectos negativos más importantes de este tipo de contaminación:

  • Problemas en el oído: las personas que viven durante mucho tiempo en un entorno contaminado a nivel acústico puede padecer graves problemas de salud. Uno de los efectos más importantes es que se puede ver afectada la agudeza del oído, además del equilibrio (ya que el oído es el que procura equilibrio al cuerpo).
  • Efectos mentales o psicológicos: otra de las consecuencias es que este tipo de contaminación puede producir problemas psicológicos en muchas personas debido a que la tranquilidad no existe en su lugar de residencia. Algunos de los efectos más comunes son la aparición de ansiedad, cansancio, fatiga, insomnio o dolores de cabeza, entre otros.
  • Problemas psicopatológicos: además, no debemos olvidar que este tipo de contaminación ambiental también puede afectar a nuestro bienestar. De hecho, nuestro organismo responde negativamente en entornos en los que hay más de 60 dB de ruido, provocándose un aumento de la presión arterial, aceleración de la respiración, migrañas... La situación se agrava si el entorno supera los 85 dB, pudiendo aparecer problemas cardiovasculares, aumento del colesterol, etc.
  • Alteración de la conducta: por último, la contaminación acústica también puede cambiar nuestra manera de estar en el mundo y de relacionarnos con los demás. Los sonidos a un volumen excesivo pueden hacer que estemos más irascibles y agresivos, e incluso deprimidos.
  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.