Contaminación

7 cosas que no se deben tirar al WC

Por  | 

Desgraciadamente, el hecho de tirar por el váter cualquier residuo es una costumbre bastante extendida en todo el mundo. Sin embargo, esta práctica es muy perjudicial para el medioambiente. De hecho, hoy en día se ha hecho viral la imagen del «monstruo de las toallitas».  Además, cada año los gobiernos invierten grandes cantidades de dinero en el mantenimiento y la reparación de la red de saneamiento. Por ello, hoy te enseñaremos  las principales cosas que no se deben tirar jamás al WC.

Desechos que se deben evitar a toda costa

Aunque parezca obvio, mucha gente no sabe que solamente se pueden tirar por el váter defecaciones, orines y papel higiénico. Sin embargo, como si tratara de un triturador de residuos, muchas personas arrojan elementos de uso frecuente. Algunos de los productos o desechos que no se pueden tirar por el váter son los siguientes.

Toallitas húmedas

A grandes rasgos, las toallitas son sinónimo de atasco cuando las tiramos por el retrete. Según un informe realizado en 2015 por la Asociación Europea de Empresas de Abastecimiento y Saneamiento (EurEau), los daños que generan las toallitas suponen un gasto de entre 500 y 1 000 millones de euros cada año.

Tampones, compresas, salvaslips y pañales

Al igual que sucede con las toallitas, estos cuatro productos tampoco se deshacen. Además, estos tienen otro factor negativo aún más importante. Este es que, debido a su poder de absorción, cuando se juntan con un líquido se hinchan. En consecuencia cuando esto sucede,  se obstruyen las tuberías.

Además, el plástico con el que están fabricados no es biodegradable.

Preservativos

Los preservativos están diseñados, precisamente, para que no se rompan. Por ello, se fabrican con látex y este material tampoco se deshace. Hay que tirarlos siempre en el cubo de la basura.

Colillas de cigarrillos

Tirar las colillas por el inodoro es una de las principales causas de contaminación de las aguas. Y es que todos los químicos perjudiciales que contienen se descomponen en el agua. Asimismo, necesitarás una mayor cantidad de agua para deshacerte de ellas porque se quedarán flotando y solo tras descargar varias veces la cisterna desparecerán.

Algodón, tiritas, bastoncillos e hilo dental

El algodón tiende a engancharse en las paredes de las tuberías obstruyéndolas. Lo mismo sucede con las tiritas. Además, el plástico de estas y de los bastoncillos no es biodegradable.



Los bastoncillos y el hilo dental crean estructuras «atascadoras» muy difíciles de deshacer.

Grasas, aceites y productos químicos

Además de lo contaminante que es el aceite para el agua y de la dificultad que conlleva separarlos, también es cierto que las grasas cuando se enfrían se convierten en cera y atascan las tuberías. Por ello, es mejor depositarlas en su contenedor correspondiente.

Por otro lado, tenemos químicos como la lejía, el amoniaco, las pinturas, los disolventes, etc. Son muy contaminantes, por ello, es mejor llevarlos a un punto limpio.

Cabello

Al igual que sucede con el hilo dental, el cabello atasca con una gran facilidad las tuberías. Por ello, los más recomendable es tirarlos en el cubo de la basura con el resto de desechos. Así, evitarás problemas con el desagüe de tu hogar. Así mismo, estarás disminuyendo el coste que suponer tratar al famoso «monstruo de las toallitas».

En conclusión, el váter no es el cubo de la basura. Si necesitas deshacerte de cualquier residuo, tirarlo por el inodoro es la peor opción. Además, contaminas, atascas las tuberías y cloacas y, por tanto, los gobiernos tienen que invertir dinero de manera innecesaria.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No

Bibliografía [+]

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.