Sostenibilidad

¿Cómo hacer un champú natural y ecológico en casa?

Por  | 

En la acturalidad, un champú natural al 100 % es caro y difícil de encontrar. Por ello, para disfrutar de sus beneficios sin gastar demasiado; te traemos una solución estupenda: un champú natural sin sulfatos y fácil de preparar.

¿Cómo hacer un champú natural sin sulfatos?

Generalmente, para un hacer tu champú natural es importante disponer de productos ecológicos. Entre los ingredientes, destacan la miel, zumo de limón, leche de coco o bicarbonato que son componentes básicos para cualquier tipo de champú natural sin sulfatos.

Ver más: Motivos para utilizar champús sin sulfatos

Champú con té de camomila, miel y zumo de limón

El primero está hecho con miel, zumo de limón y té de camomila. Por un lado, el zumo de limón limpiará y dará brillo al pelo. Por otro lado, la miel lo hidratará y la camomila ayuda a potenciar el efecto.

Primero hierve agua en una taza y deja que repose durante 2 o 3 minutos. Después, retira la bolsita y tírala. A continuación, echa 1 cucharada de miel y otra de zumo de limón. Recuerda que el agua templada mejora el aspecto del pelo y la caliente lo encrespa. En consecuencia, para poder utilizarlo cómodamente, deja que se enfríe.

En la ducha, moja el pelo e inclina la cabeza hacia atrás. Aplica la mezcla y masajea el cuero cabelludo. Luego aclara y finalmente utiliza tu acondicionador.

Bicarbonato y vinagre de manzana

En este caso tenemos dos productos en una receta. Con el bicarbonato vamos a hacer un champú y con el vinagre de manzana conseguiremos un acondicionador. Además, el bicarbonato limpia el cabello y el vinagre de manzana restablece el pH del cabello. Asimismo, retira cualquier residuo de productos capilares, da brillo y suavidad al pelo.

Llena 2 tarros con 1 taza (240 mililitros) de agua fría. En el primer tarro, añade 1 cucharada de bicarbonato, disuélvelo, y el champú estará listo. Para el acondicionador añade una cuchara de vinagre de manzana al segundo tarro. Para el pelo fino u olfatos delicados, sustitúyelo por vinagre blanco. El olor no es tan fuerte y es menos probable que tiña el pelo.



En la ducha, empieza por el champú de bicarbonato. Mójate el pelo y luego inclina la cabeza hacia atrás. Échate el champú de agua y bicarbonato sobre el cabello, masajea con delicadeza y aclara. Después utiliza la mezcla de agua y vinagre como acondicionador. El proceso es igual: retira el bicarbonato, inclina la cabeza hacia atrás y echa el vinagre aguado sobre tu pelo.

Utilízalo con cuidado y que no te caiga en los ojos, ¡escuece! Luego, retira el vinagre. El agua fría cierra los folículos del pelo y tu pelo brillará más. El olor a vinagre desaparecerá cuando se seque el pelo, no te preocupes.

El jabón de Castilla y la leche de coco

El jabón de Castilla no tiene parabenos perjudiciales, sulfatos ni silicona. Al ser tan natural y suave puedes utilizarlo para el pelo. Los hay neutros y perfumados. Si eliges el neutro, puedes elegir un aceite esencial y personalizar tu champú.

Puedes reutilizar un bote de champú o un dispensador antiguo. Échale 1/3 de una taza (80 mililitros) de jabón de Castilla. Recuerda que es denso y para poder utilizarlo añadiremos ¼ de una taza (60 mililitros) de leche de coco. ¡Es estupendo para el pelo!

Si tienes el pelo seco, añade miel o aceite un aceite esencial para dar olor y un elemento suavizante. Para añadir olor, echa 10 o 20 gotas de un aceite. Definitivamente, los más utilizados para un champú son: árbol de té, eucalipto, romero, lavanda o rosa. Después, agítalo todo hasta que sea una mezcla uniforme y utilízalo durante una semana como cualquier champú.

Ver más: Cómo hacer crema solar natural y ecológica

En definitiva, si quieres tener un pelo bonito sin añadirle químicos, prueba alguna de estas recetas. Indudablemente, notarás la diferencia. Dale una oportunidad al champú sin sulfatos. ¡Tu pelo quedará impecable!

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.