Reciclaje y reutilización

Contenedores de reciclaje: ¿Qué va en cada contenedor?

Por  | 

A día de hoy, podemos reciclar prácticamente cualquier producto que tengamos en casa. Eso sí, no todo se recicla de la misma manera ya que mientras la mayoría de residuos generados en nuestro día a día se pueden tirar al contenedor adecuado, hay otros elementos que se tienen que llevar a un punto verde o especial para reciclarlos. En cualquier caso, esta es una excepción y el grueso del reciclaje lo haremos en los contenedores. Por eso conviene identificar los diferentes contenedores y saber qué residuos se depositan en cada uno de ellos.

¿En qué contenedor va cada producto?

Según la ciudad en la que vivas, en la calle habrá cuatro o cinco contenedores. Lo habitual es tener uno para la basura en general y contenedores específicos para reciclar plástico, papel y vidrio que se identifican por los colores amarillo, azul y verde respectivamente. Este código cromático es igual en toda España, lo que facilita enormemente los diferentes tipos de reciclaje en todo el territorio español. Desde hace más o menos tiempo, muchos municipios han añadido un contenedor marrón para residuos orgánicos que complementa al gris, el de la basura.

Contenedor amarillo: envases de plástico, bricks y latas

Todos los bricks y envases de plástico, como los del yogur, la mantequilla o productos de limpieza, van a este contenedor. También las bolsas de plástico, bandejas de porexpan, el film transparente, las latas o el papel de aluminio, un material que podemos reciclar tantas veces como queramos. Consulta cuáles son las diferentes formas de reciclar plástico que se utilizan en la actualidad.

Contenedor azul: papel y cartón

El contenedor azul es uno de los más fáciles de llenar, ya que depositaremos en él cualquier objeto o envase de papel y/o cartón, desde los periódicos viejos a las cajas de zapatos pasando por revistas, envases de alimentos de cartón, sobres, el cartón del rollo de papel de cocina o váter, las hueveras de cartón... Evitaremos depositar elementos con celulosa (servilletas, papel de cocina, pañuelos) y papeles o cartones manchados -caja de pizza-, plastificados o con elementos metálicos.

Contendor verde: vidrio

Cualquier envase de vidrio (botellas, botes, tarros) va a este contenedor. Además, no hace falta retirar elementos como las pegatinas, que se eliminan en los puntos de reciclaje. Lo que deberíamos hacer es no tirar el corcho del vino -va al marrón- o la tapa del bote -al amarillo- en este contenedor.

Contenedor marrón: residuos orgánicos

Se trata de un contenedor cada vez más implementado en nuestros municipios, destinado a los restos orgánicos, es decir, de origen animal y vegetal. En la mayoría de casos son restos de comida y de jardinería, que antes iban al gris. El mejor truco para saber qué va en el contenedor marrón es pensar si se acabará pudriendo tras unos días en la basura. Si la respuesta es sí, va aquí.

Contendor gris: desechos

A priori, toda la basura que no se tira a los otros contenedores debería ir al contenedor gris, aunque hay excepciones. Evitaremos depositar residuos tóxicos, como las pilas o baterías, restos de pintura, discos, etc., que se reciclan en puntos verdes.

Contenedores especiales

No los solemos encontrar en la calle, sino que están en puntos especiales como las dependencias municipales. Se trata de contenedores específicos para productos concretos, por ejemplo para las pilas o las bombillas, que por sus características necesitan un tratamiento de reciclaje especial y no se pueden tirar en el resto de contenedores.



Como ves, reciclar no tiene ningún misterio. Lo único que tendrás que hacer es separar bien los residuos en casa, de forma que una vez en la calle solo tengas que tirarlos en el contenedor correcto. Sin embargo, son muchos los errores que cometemos al reciclar la basura por desconocimiento, por lo que es necesario conocer dónde va cada cosa.

Al principio puede que cueste un poco, pero pronto verás que reciclar bien es muy fácil, y nos permite dar una nueva oportunidad a nuestros residuos, algo que sin duda contribuye a mejorar el medio ambiente.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *