Ecología

Características de los ecosistemas de agua dulce

Por  | 

No hay ecosistema sustituible y mucho menos prescindible. Cada uno de ellos, del más pequeño al más extenso, juegan un papel esencial en el medioambiente. Pero hay algunos más directamente ligados a la supervivencia de los humanos, como los dulceacuícolas. Además de desarrollarse en agua no salina, hay otras características de los ecosistemas de agua dulce que los hacen únicos.



Los primeros asentamientos humanos se hacían en las cercanías de un río, manantial, lago… que son precisamente los entornos en los que se desarrollan los principales ecosistemas de agua dulce y desde entonces han ido íntimamente ligados al desarrollo de la Humanidad. Y, como consecuencia, son unos de los grandes afectados por la acción del hombre.

¿Qué son los ecosistemas de agua dulce?

Como hemos indicado, los ecosistemas de agua dulce son aquellos hábitats acuáticos en los que los niveles de cloruro de sodio (salinidad) no superan el 1%. Los componen espacios como los ríos, lagunas, pantanos y todas las zonas con masas de agua dulce. Proporcionalmente a otros tipos de ecosistemas, los de agua dulce ocupan una superficie significativamente más pequeña que los marinos o terrestres, aunque tan repartidos que la sensación es que ocupan más.

Entre los más significativos ejemplos de ecosistemas de agua dulce destaca el río Amazonas, el sistema fluvial más grande del mundo. También el lago Biakal, el lago de agua dulce más profundo del mundo, situado al sur de Siberia, que contiene el 20% del agua dulce no helada y es considerado una de las reservas más limpias del mundo. Sin embargo, ambos están amenazados por la contaminación. Y eso que la importancia de los ecosistemas de agua dulce es vital porque:

  • Más del 40% de la riqueza mundial de peces se concentra en ecosistemas de agua dulce. Y eso que se calcula que en las últimas décadas se ha extinguido el 20% de las especies de peces de agua dulce que se conocen.
  • Son la principal fuente de suministro de agua potable.
  • Proporcionan el 70% del agua que se usa regar los cultivos.

Debido a la cantidad de nutrientes y minerales, la flora y fauna de los ecosistemas de agua dulce es muy variada y numerosa. Las algas, hierbas y juncos son las plantas representativas de estos espacios. En lo que respecta al reino animal, se calcula que hay más de 700 especies de peces, 1.200 de anfibios, moluscos, insectos y mamíferos que viven en los biomas de aguas dulces.

Tipos de ecosistemas de agua dulce

Aunque se pueden encontrar, como ocurre en los marinos, diferencias dentro de cada uno de los tipos de ecosistemas de agua dulce dependiendo de la profundidad y otros factores, lo cierto es que se clasifican en tres grandes grupos:

  • Humedales: son zonas terrestres (ciénagas, pantanos, marismas) que permanecen inundadas de agua dulce durante una época del año. Se trata de uno de los ecosistemas con mayor diversidad de especies animales y de los más fértiles de la Tierra, como demuestra que sea en estos lugares donde se encuentran los arrozales, cereal base de la alimentación de gran parte de la población mundial.
  • Lénticos, constituidos por masas de agua quietas o de escaso caudal como lagunas, lagos, estanques, pantanos o embalses. Se caracterizan porque tienen niveles de agua muy variables, los hay incluso estacionales. Es una de las razones por las que la diversidad de especies es escasa.
  • Lóticos: aguas dulces en movimiento (torrentes, ríos, arroyos y manantiales). Se considera que son los entornos más explotados ya que nos proporcionan agua, alimentos, energía, transporte y, por desgracia, se han convertido en un depósito de residuos.

Esa heterogeneidad, que es una de las características de los ecosistemas de agua dulce, debe ser protegida y respetada. ¡La salud global del Planeta está en juego!

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.