Reciclaje y reutilización

¿Cómo se debe reciclar el aceite usado?

Por  | 

El aceite es uno de los ingredientes básicos de nuestra gastronomía y se utiliza tanto en crudo como en la elaboración de fritos, guisos, aliños, etc. Por ello, en la mayoría de hogares, lo normal es encontrarse con restos de aceite que se deben desechar una vez que ya ha sido utilizado.

Sin embargo, uno de los errores más comunes que se suelen cometer con el aceite usado es tirarlo por el desagüe. Una práctica que se debe de evitar pues es perjudicial para el medio ambiente y, especialmente, para la contaminación del agua.

Opciones para reciclar el aceite usado

¿No sabes cómo se debe reciclar el aceite usado en la cocina? A día de hoy, existen muchas opciones para la recogida de aceite usado. ¡Te contamos cómo hacerlo!

1. Llevarlo a un punto limpio

Esta es la opción más común para reciclar el aceite que nos sobra en la cocina. Se trata, básicamente, de almacenar correctamente el aceite y llevarlo a un punto limpio para que así pueda procederse a su posterior reciclaje.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que el aceite que se puede reciclar en un punto limpio es el aceite vegetal sobrante de la cocina, de la preparación de frituras, grasas o asados. Por tanto, es importante recordar que no se debe depositar en los contenedores de reciclaje el aceite de motor, de grasas industriales o los aceites con bases de petróleo.

Para reciclar el aceite vegetal correctamente, tan solo hay que guardar el aceite que ya no usamos y colocarlo en los envases adecuados. Como pueden ser botellas de cristal o botes de refresco, que también necesitan ser reciclados.

2. Hacer jabones y velas

Otra idea muy original y sencilla para reciclar el aceite que ya no usamos es hacer jabones y velas. Para ello, es necesario filtrar previamente el aceite usado, por si tuviera alguna partícula procedente de la cocina.



Hacer jabón casero es sencillo. Solo necesitas tres ingredientes básicos: aceite de cocina usado, sosa cáustica y agua. Para empezar, se debe calcular que, por cada litro de aceite usado, usaremos la misma cantidad de agua y 200 g de sosa.

Si queremos que este jabón sirva para lavarnos, también podemos conseguir un gel, champú o jabón de manos utilizando algo menos de sosa. Lo ideal son unos 150 g por cada litro de agua y aceite usado de cocina. Asimismo, para que resulte más agradable, podemos añadir colorantes o aromas naturales como lavanda, limón o aloe vera, entre otras muchas fragancias.

Antes de empezar con el proceso, es importante que tengas en cuenta que la sosa es un material corrosivo y en contacto con el agua generará unos vapores tóxicos y calor, puesto que se trata de una reacción química. Por ello, te recomendamos que utilices gafas, un palo largo de madera para remover y que abras bien las ventanas de casa para facilitar la ventilación.

Si en vez de jabones, prefieres hacer velas, tan solo debes poner en una olla ácido esteárico o estearina y el aceite reciclado, y llevarlo a fundir. Una vez que la mezcla esté derretida, metemos unas cuantas mechas y las dejamos enfriar añadiendo, también, un poco de colorante y unas gotas de esencia.

3. Proteger los muebles

Además de hacer jabón o velas decorativas para casa, el aceite usado también se puede reutilizar para proteger los muebles de casa si estos son de madera. Puede ser muy útil para engrasar las bisagras de estos mismos muebles o de las puertas.

4. Exfoliante corporal

Por último, otra idea para reciclar el aceite que nos sobra en la cocina es usarlo como exfoliante corporal. Se ha demostrado que contiene propiedades muy beneficiosas para la piel, especialmente para las pieles secas.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.