Contaminación

Basura electrónica: qué es, consecuencias y soluciones

Por  | 



Pese a las ventajas que nos ha proporcionado la tecnología, la basura electrónica es un problema ambiental. Y te preguntarás ¿qué es exactamente la basura tecnológica? Bien, la chatarra electrónica o RAEE (Residuos de aparatos eléctricos y electrónicos) son los desechos de todos aquellos equipos que funcionan con electricidad o baterías. Si quieres saber más sobre la basura electrónica, sus consecuencias, así como sus posibles soluciones, sigue leyendo.

¿Qué es la basura electrónica?

En primer lugar, la basura tecnológica se produce al desechar aparatos que funcionan gracias a la electricidad. Ya sea que funcionen directamente gracias a esta (aires acondicionados, neveras, microondas, bombillas, reproductores de música, etc.). Por otro lado,  o que funcionan por la suministración de energía a las baterías de estos aparatos (un móvil o un ordenador portátil). Generalmente, estos residuos pueden ser de dos tipos:

  1. Analógicos: residuos que se producían en mayor cantidad con anterioridad al apagón analógico.
  2. Digitales: en la actualidad, la mayor parte de la basura electrónica que producimos es de este tipo.

Ver más: ¿Qué tipo de basura podemos encontrar?

Consecuencias de la chatarra electrónica

Regularmente, el perjuicio de esta basura reside principalmente en dos vertientes. La primera es que se trata de una basura muy contaminante y extremadamente dañina para la salud. La segunda es que, además, permanece en el medio durante miles de años. Por tanto, las consecuencias de la basura electrónica son muy diversas y afectan a diferentes sectores. A continuación, vamos a ver algunas de ellas:

  • Contaminación en aire, agua y tierra. Los equipos se desechan en vertederos o incluso en mares. Otros se queman y liberan metales pesados.
  • Liberación de metales pesados en el medioambiente. Por ejemplo, el aluminio, el plomo, el cromo, el mercurio o el cadmio. Estos provocan enfermedades muy graves en los seres vivos, incluso a veces llegan a ser mortales.
  • Enfermedades relacionadas con los metales pesados. Estos metales pesados una vez entran en el organismo ya no se pueden eliminar. Esto sucede porque se trata de metales que no están presentes en los ecosistemas de manera natural. El listado de enfermedades que estos metales pueden provocar es bastante largo.
  • Vertederos tecnológicos. Además de contaminar el suelo en el que se encuentran. Por ejemplo, en el caso de que se produjera un incendio, los elementos tóxicos pasarían al aire, contaminándolo también.
  • Explotación de comunidades y personas desfavorecidas. La extracción de muchos de estos metales se realiza en países donde la legislación laboral es débil. Consecuentemente, esto supone que las personas, que trabajan en contacto con estos metales y en nefastas condiciones, terminan enfermando.

Soluciones a la basura electrónica

Hoy en día, la tecnología es parte de nuestra civilización. Por ello, lo mejor que podemos hacer para evitar generar basura electrónica. Así mismo, contar con los aparatos necesarios y darles una vida útil larga. Sin embargo, cuando llega el momento de desecharlos podemos:

  • Donarlo a plataformas de reciclaje de aparatos.
  • Venderlo en aplicaciones de venta de productos de segunda man.
  • Llevarlo a su punto de venta para reciclarlo o para usar sus componentes en futuros productos.
  • Consultar la red de Puntos de Recogida de aparatos electrónicos de España para reciclarlo correctamente.

Muchos residuos electrónicos acaban en África, en países como Ghana, donde, en teoría, se deben reutilizar o reciclar. El informe Global E-Waste Monitor 2017 desveló que generamos una media de 20 kg de basura electrónica al año. Asimismo, según la UIT, de toda esta basura que generamos, tan solo se recicla un 20 %. Es por ello que debemos poner de nuestra parte y reducir el impacto que estos residuos generan.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No

Bibliografía [+]

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.