Dumping social

Por  | 

Una de las prácticas más criticadas por el desarrollo sostenible es el dumping social. El concepto de dumping social se entiende como una práctica de competencia desleal mediante la cual, las organizaciones y empresas bajan los costes de sus productos y servicios, gracias a los pequeños costes que conllevan los salarios bajos y las malas condiciones laborales que existen el algunos territorios.

Se denomina dumping social porque se considera una variante del dumping. El dumping consiste en vender tus productos por debajo del precio de coste. Esto se realiza en la entrada a nuevos mercados internacionales para tener un precio más competitivo que los demás, conseguir una rápida expansión y obtener una buena posición con respecto a la competencia. Por ello, hablamos de dumping social cuando las bajadas de estos precios se producen en detrimento de los derechos laborales de los trabajadores y su explotación.



De esta forma, las compañías internacionales realizan inversiones en otros países cuyas leyes o controles en los ámbitos laborales y administrativos son más permisivos que en otros. Así la manos de obra y los costes de producción generales son mucho más baratos.

Consecuencias del dumping social

El dumping social tienes algunos efectos que son perjudiciales para la sociedad. Por ejemplo, uno de los principales perjudicados son los territorios donde se encontraba antes la producción de esa empresa, ya que se produce una pérdida de recaudación de impuestos, inversión empresarial en el país y puestos de trabajo.

Por otro lado, esto provoca que los trabajos sean cada vez más precarios en los países donde se encuentra esta mano de obra. Las economías de escala buscan reducir al máximo los costes, por lo que se cada vez más se recortan las condiciones y derechos de los trabajadores.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.